Armas Galas y Rusas

El día de ayer viste el poblado de Borodin aquí en Rusia ya que  estamos haciendo unas excavaciones con el propósito de desenterrar las cientos de armas que deben de haber aquí bajo la tierra tras aquella sangrientísima batalla de Borodin en 1812 entre el ejercito internacional de Napoleón y las fuerzas del Zar Alejandro I de Rusia donde sucedieron eventos que quedaron grabados en una sinfonía de Tchaikovski conocida como “ La Marcha Eslava 1812”, que inclusive marca algunos de los señalamientos viales en este poblado.

La batalla fue la cúspide de este encontronazo entre estos dos imperios, imperios de muy distinta clase y con muy distintos valores dentro de sus fronteras. El imperio Napoleónico era uno de cierta manera liberal – para esos días ya que hoy seria ultra-conservador- ya que se adjunto y nació de los ideales de la revolución francesa de equidad, igualdad y fraternidad algo que era una mentira en la practica pero una carta de valores sumamente atractiva para el hombre común de algunos países de Europa aunque no para todos. La atracción mas grande que tenia este imperio era el hecho que la nubilidad social era algo muy bien visto a diferencia a muchos otros países de Europa como Inglaterra – donde era mal visto- y en Rusia –donde simplemente no pasaba-.

Otro atractivo enorme que tenia el imperio francés era el hecho que era comandado por el hombre mas poderoso y carismático en toda Europa, un genio militar que le había dado a su gente victoria tras victoria conmemoradas por grandiosas estatuas y arcos en Paris recordando a todos sus visitantes de la gloria del ejercito francés y del honor que implicaba ser parte del imperio. Sin embargo, no todo era tan glorioso ya que estas magnánimas victorias fueron conseguidas a costa de miles de muertos y de miles de madres que quedaron sin hijos. Asimismo, era normal en todas las provincias de Francia ver a hombres sin piernas o manos pidiendo limosna en las calles, ya que sus miembros habían sido mutilados por bala o cañón enemigo.  Este era el precio de la gloria nacional.

El imperio ruso por su parte era un imperio muy distinto ya que este era ultra conservador, donde el amor al Dios; a la patria; y la familia eran los pilares del imperio.  Sin embargo, el imperio ruso también se encontraba constantemente en los fuegos de la guerra ya que debía mantener las fronteras y a sus salvajes en orden.  Militarmente hablando, el ejército ruso y francés era muy distinto. El ejercito francés era uno basado en movilidad; maniobra; organización furor manejado por oficiales cuyo rango había sido conseguido por mérito, sin embargo eran individuos -como buenos franceses- que gustaban de la buena vida. El ejército ruso por su parte estaba compuesto de soldados muy curtidos acostumbrados a las peores situaciones como el hambre, la sed, el calor extremo y el peor de los fríos quienes eran comandados por aristócratas incuestionablemente leales al Zar.

Este fue uno de los duelos mas épicos en la historia humana.

Read more