Tips para educar a tus hijos

El fin de semana pasado me tocó ver una escena que hubiera preferido no presenciar. Fui a visitar a mi hermano mayor a su casa, él se encontraba trabajando en su taller realizando unos diseños en corte CNC, su esposa muy amablemente me abrió la puerta y cuando me dirigía a cruzar el patio para llegar a su pequeño almacén que utiliza de taller, vi como mi sobrino me rebasó para avisarle que yo estaba en casa, como todo niño emocionado gritaba y empezó a jalonearlo de la camisa para que le hiciera caso, lamentablemente la primera reacción de mi hermano, quien seguramente estaba teniendo un mal día laboral (lo cual no lo justifica), fue darle manazos a su hijo, quien comenzó a llorar y se fue con su mamá. El arrepentimiento como padre vino después, pero el daño ya estaba hecho. Yo no tengo hijos, pero trabajo con niños al ser profesor de kínder y primaria, así que se me ocurrió escribir este post para darles algunos consejos de cómo pueden educar a sus hijos con mayor eficiencia.

Algo que me ha funcionado de gran forma es tratar de ponerme en el lugar de niños, es decir, debemos entender que son niños, que sus acciones no siempre están analizadas a detalle, simplemente lo hacen por inercia o porque se les ocurrió en ese instante. Si antes de actuar, ya sea con un grito, un regaño o con golpes como mi hermano, lo mejor es detenernos a respirar un poco, analizar lo que sucede con el pequeño y seguramente tomaremos una mejor decisión. Este punto lleva una reflexión rápida, donde debemos cuestionarnos si es tan grave lo que ha pasado o no, si se merece un castigo o con una charla basta, jamás llegar a los golpes. Recuerden que una familia por lo general es de dos, así que tanto papá como mamá pueden discutir el hecho apra tomar una mejor decisión.

Generalmente los adultos no quieren escuchar al niño, quizá porque predisponen que puede mentir o que los puede manipular, pero es necesario dejar que el niño se exprese y cuente su versión de la historia o su sentir. A los mayores les tocará corroborar su historia o como padres sabrán si les está mintiendo el pequeño o dice la verdad. Incluso si escuchan algo que les interesó, pueden ahondar más en dicho tema con preguntas extras. Esto llevará a un diálogo que es necesario en todas las familias. Esto, además de ayuda a resolver el problema, estrechará los lazos y los unirá como familia. Además de que abres puertas para que tus hijos puedan acercarse a ti o ambos padres cuando tenga un problema o, incluso, para contarles algo bueno que les haya pasado.

Por último les voy a dar un consejo sumamente difícil para los padres y muchos adultos en general. No por ser mayores que los niños significa que siempre estamos bien y ellos mal, por lo que si cometemos un error y sabemos que lo cometimos, no hay nada mejor como reconocerlo y ofrecer disculpas a los pequeños si es necesario. Admitirlo y expresar el por qué creímos que estábamos bien le enseñará al menor que nadie es perfecto y todos nos equivocamos.

Read more