Cómo identificar si tu hijo tiene déficit de atención

Que tu hijo tenga déficit de atención no significa que debas llevarlo con un doctor o un psiquiatra para que lo medique y pueda desenvolverse con normalidad a la hora de realizar sus actividades estudiantiles, ya que los motivos de su hiperactividad pueden ser muy variados, desde que tiene mucha energía de la cual no logra deshacerse con sus actividades normales, que está incómodo con las bancas escolares, entre muchas otras opciones. Hoy quiero darte algunas opciones para que puedas identificar si tu hijo tiene déficit de atención, de lo contrario sólo es un niño hiperactivo, con exceso de energía o con malos valores en casa. Sin ofender, pero en ocasiones como padres fallamos a la hora de inculcarle buenos valores a nuestros pequeños.

Uno de los primeros indicios que nos sirven como alarma es que nos llamen en distintas ocasiones de la escuela porque el niño no entrega trabajos, tareas, tiene malas calificaciones en los exámenes, etc. Nuestra primera acción es hablar con él, saber un poco los motivos por los cuales no puede concentrarse y descartar otras opciones como que se le dificulta alguna materia o simplemente no puede concentrarse. Cuando el déficit de atención es una enfermedad suele identificarse porque el cerebro de los pequeños no tiene la capacidad suficiente para retener con facilidad lo que está aprendiendo, por lo que debes compararlo con actividades que a él le gusten, por ejemplo, los videojuegos. Si cuando está jugando con su Play Station 4 y ves que no de repente no recuerda si esa parte ya la jugó o cómo se hacía algún movimiento, aquí ya podríamos estar hablando de un problema cerebral, por lo que sí necesitaría algún tratamiento. De lo contrario, es cuestión de educarlo para que entienda sus responsabilidades, ya sea con pláticas o castigos, los golpes jamás los recomendaré, no son necesarios.

Si aplicamos el mismo método de comparación, también podemos identificar si cuando está jugando videojuegos o con sus juguetes, simplemente pierde el interés a los pocos minutos, ya sea porque se le ocurrió hacer algo más o porque pasó una mosca, lo mismo podría estar ocurriendo a la hora de estudiar, ya sea en la casa o en la escuela. Esto pasa porque el cerebro del menor no está funcionando correctamente y no tiene la capacidad para concentrar su atención por períodos largos en una sola cosa y debe estar cambiando constantemente de actividad.

Insisto en que deben descartar primero todas las posibilidades antes de llevar a sus hijos a que les realicen algún tratamiento o los mediquen, pues antes son sometidos a pruebas que son extenuantes, incluso algunos medicamentos tienen graves efectos secundarios, algunos a corto plazo como pueden ser las alucinaciones, las cuales se quitan pasadas algunas horas, y las de largo plazo pueden ser cambios de actitud y hasta de personalidad. Esto podría significar un infierno para nuestros hijos, por eso primero traten de ayudarlos a sacar toda la energía, platiquen mucho con ellos y fomenten los buenos valores que nos enseñaron nuestros padres.

Leave a Reply