¿Estás en riesgo de contraer cáncer de ovario?

El cáncer de ovario no es el cáncer más común en las mujeres, pero es uno de los más mortales.

La razón por la que el cáncer de ovario encabeza la lista de cánceres más letales es porque generalmente no se diagnostica hasta que se diseminó fuera de los ovarios, donde no puede tratarse fácilmente.

La clave para conquistar esta forma de cáncer es que las mujeres conozcan sus factores de riesgo y visiten a su ginecólogo cada año para un chequeo.

¿Cuáles son los factores de riesgo más comunes para el cáncer de ovario?

Algunas mujeres están genéticamente predispuestas al cáncer de mama, porque heredaron uno de los dos genes llamados BRCA1 y BRCA2.

Tener uno de estos dos genes aumenta el riesgo de cáncer de mama y de ovario en las mujeres.

Una mujer con BRCA1 o BRCA2 tiene un riesgo de por vida de contraer cáncer de ovario de hasta el 40%.

Esta es la razón por la cual las mujeres que tienen un historial familiar fuerte de cáncer de mama o de ovario, especialmente si el cáncer se produjo antes de la menopausia, de ser así deben consultar a su médico sobre las pruebas para detectar estos genes.

Si dan positivo, algunas mujeres pueden optar por quitarse los ovarios una vez que hayan terminado de dar a luz.

La genética ciertamente puede aumentar el riesgo de una mujer de contraer cáncer de ovario, pero otros factores también pueden aumentarlo.

Cualquier cosa que aumente la cantidad de veces que una mujer ovula durante toda la vida aumenta el riesgo de cáncer de ovario.

Esta es la razón por la cual usar anticonceptivos orales, tener embarazos múltiples y amamantar disminuye el riesgo de cáncer de ovario. Cada ves que una mujer amamanta después de un embarazo reduce el riesgo de cáncer de ovario hasta en un 2%.

Como era de esperar, las mujeres que no quedan embarazadas o toman píldoras anticonceptivas tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario, al igual que las mujeres con antecedentes de endometriosis.

Los factores del estilo de vida también juegan un papel relevante en este proceso.

Las mujeres que usan polvo de talco en su área genital corren un mayor riesgo, probablemente porque el talco causa inflamación de bajo grado.

Existen otros posibles factores de riesgo que aún no se han demostrado, como la deficiencia de vitamina D y una dieta deficiente en antioxidantes como los que se encuentran en frutas y verduras.

Las hormonas también aumentan el riesgo de cáncer de ovario.

Las mujeres que usan estrógeno sin progesterona después de la menopausia durante cinco o más años tienen un mayor riesgo de cáncer de ovario en comparación con las mujeres que no usan terapia hormonal y las mujeres que toman medicamentos para la fertilidad durante más de un año.

¿Cómo reducir el riesgo de cáncer de ovario?

Conoce tus antecedentes familiares y habla con tu médico sobre las pruebas genéticas de BRCA si tiene antecedentes familiares de ovario y cáncer de mama. Aquí el apoyo de un laboratorio médico de referencia te vendría bien para tus análisis.

Amamanta a tus hijos después del embarazo ya que esto puede reducir el riesgo de contraer esta enfermedad mortal.

Procura tener una dieta saludable que incluya muchas frutas y verduras y asegúrate de que tu nivel de vitamina D sea el adecuado.

No uses terapia hormonal después de la menopausia y evite el uso de polvo que contenga talco. Lo más importante es realizar exámenes ginecológicos regularmente, especialmente después de la menopausia.

Todo lo anterior puede salvar tu vida.

Leave a Reply