La Doctrina Socialista

Hoy por la mañana, fui a comprar unas balanzas de plata para ponerlas en la entrada de nuestro despacho, puesto a que somos un despacho de abogados dedicado a ejercer la ley. La razón por la cual fui a comprar unas balanzas nuevas se debe a que las que teníamos se cayeron por su propio peso y se dañaron de manera importante. Al estar conduciendo por la ciudad note a una gran manifestación de apoyo hacia el candidato de la extrema izquierda Andrés Manuel López Obrador, un candidato que ha estado muy presente en la vida pública de nuestro país en la última década.

Este candidato, desde hace tiempo, es mas que sabido que esta en sintonía con todos los regímenes socialistas de la América Latina  incluyendo y especialmente con el régimen autoritario y tiránico de Venezuela que comenzó Hugo Chávez mediante sus ejercicios guerrilleros y sus estrategias políticas apoyadas y financiadas por las logias masónicas que operan en las sombras del mundo. En estos momentos,  el régimen venezolano esta a manos de el sucesor de Hugo Chávez: el incompetente e inepto Nicolás Maduro.

En días como los de hoy, ya nada se puede esconder dado a los sistemas de información con los que contamos,  sistemas de información digital que pueden ser operados por cualquier persona. Debido a esto, sabemos bien la realidad de lo que sucede en Venezuela, una nación hermosa y con muchos recursos naturales que hoy en día, gracias al régimen socialista de Nicolás Maduro, está quebrado económicamente con una población muerta de hambre y sin medicamentos. Todo este caos es producto de que en algún momento las mayorías venezolanas creyeron en el socialismo, siendo esta la estafa más grande que ha existido en la historia política mundial.

El socialismo es una filosofía y modelo político de fracasados, hecho por fracasados que llevan invariablemente al fracaso.  Pongamos en evidencia y en perspectiva al creador del socialismo Karl Marx  quien nunca jamás tuvo un empleo valido y quien hasta el día de su muerte vivió del dinero de los demás, especialmente de su amigo Engels quien le financio toda su aventura. No es ningún secreto que aquello que comienza mal termina mal y el socialismo como bien lo hemos visto en todas sus facetas, siempre termina de manera catastrófica.

El socialismo es también una filosofía política de adoctrinamiento de envidia y odio para con el resto del mundo donde sus ciudadanos se convierten en el cáncer de la democracia y la antítesis  de la productividad puesto a que en el socialismo lo único que verdaderamente se comparte es la miseria equitativamente distribuida entre los mares del pueblo. Finalmente, el socialismo es una doctrina hipócrita donde se habla de la igualdad de la sociedad y en el derrumbamiento de las clases sociales, sin embargo aquellos en las altas esferas son los que mantienen todo el poder, peor que el más corrupto de los aparatos administrativos.

Leave a Reply