La Salida al Norte

Desde hace unos años entramos –con nuestras máquinas de empaque – al mercado de Europa puesto a que México tiene un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea lo que nos dio una muy buena posibilidad de entrar en aquella zona, pese a la tremenda competencia que existe, sobre todo en Alemania donde existe una gran industria de esto. Nuestra fábrica es una que se encuentra curiosamente bajo tierra en Suiza donde producimos estas máquinas que en si  siempre terminan por estar en otra fabrica donde han de servir su propósito inicial de empacar a marcha forzada y paso industrial.

En un principio trasportábamos los bienes por tierra en camiones grandes dado a que nuestra clientela se encontraba concentrada en la misma zona, o casi en la misma zona que nosotros, sin embargo dado a que nuestra demanda subió de manera increíble, hemos tenido ya que comprar dos barcos de río que también pueden navegar en el mar siempre y cuando este en las proximidades de Europa puesto a que no serian ideales para navegar un largo viaje como al mediterráneo o inclusive al cruzar el atlántico, algo que en verdad no es necesario ya que todos nuestros clientes están aquí.

Sin embargo, nuestro locación de entrega mas demandante y la mas compleja para nosotros quienes empezamos hace tan solo seis años en el mercado de Escandinavia lo que significa que les tenemos que hacer llegar el producto de si en tiempo y forma a lugares como Dinamarca, Noruega y Suecia aunque también comenzamos a tener demanda en Finlandia por lo que nuestros buques tienen que llegar ahí desde Suiza, una ruta que no es exactamente corta.

Para cumplir este objetivo, hemos designado buques que naveguen por el rio Rin, un rio que comienza aquí en Suiza y termina en el Mar del Norte en las costas y puertos de Holanda. Una vez que hemos llegado ahí, entonces el buque navega las obscuras aguas del Mar del Norte para llegar a Dinamarca, Suecia o Noruega por el otro lado hacia Noruega. Debido a que nuestros buques no son de talla trasatlántica sino casi de talla regional, es necesario que tanto el capitán como la tripulación sean de primera calidad para que la mercancía, que es bastante delicada debido a su grado de sofisticación.

Asimismo, alguien de la compañía tiene que estar en estos viajes para supervisar todos los días que las cosas estén en orden, el problema es que la mayoría de las personas que aquí trabajan gustan de la labor de oficina y la vida que esta conlleva. Por esta razón, yo me voluntariosa para cambiar mi trabajo por estar cada viaje en el buque cerciorándome que todo se encuentre en orden. Creo que es la mejor decisión que pude tomar dado que las vistas que existen en ambas partes de este rio son increíbles llenas de montañas, castillos y paisajes extraordinarios.

Leave a Reply